Somos una iglesia que confiesa los cinco puntos básicos de la doctrina reformada: solo la Escritura, solo la gracia, solo Cristo, Solo la fe y solo a Dios la gloria. En esencia eso quiere decir que creemos que la Biblia es la palabra infalible y suficiente de Dios y nuestra única norma de fe y conducta; que creemos que la salvación es una dádiva de Dios que la recibimos exclusivamente por su gracia y no por nuestros méritos humanos; que creemos que por haber sido el único a dar su vida como expiación por el pecado, solo Jesucristo es el que nos salva y redime ante Dios; que creemos que esta salvación solo la podemos recibir y experimentar por medio de la fe, nunca por medio de nuestros propios méritos y obras; que creemos que solo Dios y nadie más puede recibir la gloria por la salvación humana.

El conjunto de las doctrinas bíblicas en las que creemos está, esencialmente, sistematizado y presentado en la Confesión de Fe de Westminter y en el Pacto de Lausana.